LA REBAJADORA MARZO 1973 ABRIL 1973

 

Me atrevería a apostar que los zumbidos de una rebajadora le sonarán a música después de intentar por primera vez su uso. Si todavía no ha probado esta herramienta porque cree, como sucede con muchos aficionados a las labores manuales que una rebajadora requiere aptitudes especiales, desengáñese usted, ya que se trata de una de las herramientas motrices más extraordinarias que pueda usted tomar en las manos.

Esta entrada fue publicada en AAA INDICE GENERAL, ARTICULOS DE MECANICA POPULAR, CARPINTERIA, HERRAMIENTA ELECTRICA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.