LO BUENO DE SER CONCRETO JULIO 2006

 LO BUENO DE SER CONCRETO JULIO 2006 000 copia

Hace 2000 años, los romanos construyeron un templo con un diseño y tamaño tales que aún asombra a los ingenieros modernos. Se trataba de un edificio circular enorme, con un diámetro aproximado de 43.5 metros y con un macizo domo a manera de cubierta. Ese edificio aún está en pie. Es el llamado Panteón y si… ¡está hecho de concreto! Aunque él mortero ya tenía un uso extensivo en las construcciones de piedra de los egipcios, el concreto romano resultaba algo novedoso. Consistía en una pasta hecha a base de piedra caliza (cal), agua y ceniza volcánica llamada pozzuolana, que podemos definir actualmente como un tipo de cemento hidráu­lico, la cual era colada de maneras tales que sirvieron para endurecer y unir el relleno rocoso o agregado. Se trataba de roca moldeable, lamentablemente, con la caída del Imperio Romano sé perdió el secreto del concreto por centurias.

Esta entrada fue publicada en AAA INDICE GENERAL, ARTICULOS DE MECANICA POPULAR, MANTENIMIENTO Y REPARACION DE VIVIENDA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.