COMO PULIR LOS FAROS ABRIL 2008

Es una fría y lluviosa noche de invier­no. Los faros de tu auto proyectan un haz de luz e iluminan un camino rural desierto, pero tienes que bajar la ve­locidad al mínimo, pues tu visibilidad es casi nula. Pero lo que causa el problema no es una densa neblina. Entonces ¿por qué no puedes ver más allá de la distan­cia que ocuparían dos autos delante de tu vehículo? Una vez seguro en casa y con el auto estacionado, dejas encendidas las lu­ces y te paras frente a tu carro, a la espera de ver que uno de los focos está fundido. Pero no es así, ambos están encendidos; sin embargo, una inspección más detallada revela que las micas están empañadas, y no es sólo por la mugre. Las micas de plás­tico están tan opacas como el espejo de tu baño justo después de bañarte. Con razón no veías nada.

Esta entrada fue publicada en AAA INDICE GENERAL, ARTICULOS DE MECANICA POPULAR, VARIOS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.